Domingo, 17 Diciembre 2017

Dios no está muerto (Parte II)

Written by  Maleni Grider Published in Cine con valores Jueves, 21 Abril 2016 16:41
Rate this item
(0 votes)

La segunda parte de la película “Dios no Está Muerto”, basada en el libro del mismo título, por Trevis Thrasher, novelista reconocido, autor también del libro Do You Believe?, cuyo filme tuvo el título en español “El Poder de la Cruz”, cuenta la historia de la profesora de Historia, Grace Wesley, quien imparte su asignatura en preparatoria y, tras contestar una pregunta acerca de Jesús a una alumna, es puesta bajo fuego por los padres de la misma, quienes argumentan que Wesley predicó en lugar de enseñar. Los directivos de la escuela la acusan de proselitismo religioso, así como de influir en las creencias de los alumnos. Cuando ella se rehúsa a ofrecer una disculpa –pues considera no haber cometido falta alguna sino sólo haber impartido una explicación histórica acerca de Jesús– es suspendida de sus labores y amenazada con perder su licencia como maestra.

La mujer inicia un juicio para defender su posición, representada por un joven y ágil abogado, quien en un inicio se muestra un tanto receloso ante la convicción de la profesora, pero luego levanta una estrategia contundente para defender el derecho de la mujer de profesar una fe, y su legitimidad al haber dado una clase no pretensiosa sino en el contexto de la Historia, dentro del salón de clases.

El enfoque de esta película es la persecución social que como creyentes tenemos que enfrentar a veces, ya sea en el trabajo, en la escuela, o incluso en nuestra propia familia, tan sólo por el hecho de declarar nuestra fe en Cristo. Se nos tacha de religiosos intolerantes, extremistas, fanáticos, personas irracionales, atrasadas ideológicamente, y toda suerte de adjetivos descalificativos.

Sin embargo, la lealtad a nuestra fe y el poder de nuestra convicción puede tener un impacto positivo en otras personas, cuando nos mantenemos en una actitud valiente y en sumisión a nuestro Dios. Él pelea las batallas por nosotros y al final nos da la victoria, especialmente cuando somos calumniados. Él nos saca del fuego, y nos da la salida, cuando estamos a punto de desfallecer.

El filme es inteligente en su defensa del derecho a profesar una fe, y motiva a aquellos que seguimos a Jesucristo. Asimismo, lleva a la reflexión a aquellos que no profesan la misma fe. El mensaje central es no claudicar nunca, a pesar de la tormenta que pueda levantarse en contra de nosotros debido a lo que creemos, sino perseverar en la fe, sabiendo quien es Aquél que está a nuestro lado y es fiel. Él nunca nos abandona, y siempre está listo para bendecir a sus hijos.

Esta película puede impactar especialmente a jóvenes y adolescentes, pero también pueden disfrutarla adultos y niños mayores de siete u ocho años. Es una obra apta para toda la familia. Actualmente se proyecta en varias salas de los cines mexicanos.

 

 

Read 1646 times