Miércoles, 17 Enero 2018

Apóstoles de la verdad

Written by  Ma. Esther de Ariño Published in Sociedad Viernes, 20 Mayo 2016 10:52
Rate this item
(0 votes)

Me gusta recordar esas palabras que quedaron marcadas como fuego en tus apóstoles, en tus amigos, cuando aquí en la Tierra, fuiste su Maestro, su Señor.

Les enseñaste poco a poco tu Doctrina, a veces les reprendías como buen padre y otras veces con parábolas poniendo ejemplos y siempre lleno de amor y paciencia.

Hoy medito en lo que en tu despedida dijiste. ¿Cuál podía ser tu último mensaje, un instante antes de elevarte y ocultarte en una nube en tu Ascensión a la Casa del Padre? Estas fueron tus últimas palabras Jesús: " Me ha sido dado todo el poder en el Cielo y en la Tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándolas a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo." Mt. 28,18-20. Un mensaje claro, transparente y directo.

 

No nos podemos quedar con la idea de salvarnos nosotros sin luchar apasionadamente por la salvación de los demás. Nuestro Papa Francisco y los sacerdotes esperan y confían en la ayuda de los laicos en la oficina , los consultorios, en los hospitales, en las empresas, en las fábricas, en el taller, en el servicio público, en las escuelas, en la calle, en la casa, con la familia, con los amigos, en los lugares de diversion, donde quiera que estemos, tenemos la oportunidad y el deber de transformar el ambiente y a los individuos.

Transformarlos para conformar un mundo mejor, transformarlos por una fe viva de oración y contemplación. Es decir, unir el recto sentir, la honestidad, el amor profundo a nuestro Creador representado en buenas obras y la oración, ya que la oración es la directa comunicación con Dios. El Papa nos lo está pidiendo, debemos estar todos dispuestos en pie a ser la Iglesia militante pues tenemos el sagrado deber de trabajar sin descanso porque somos Apóstoles de la Verdad.

Ha llegado el momento. Después de años de escasas vocaciones, los Seminarios poco a poco empiezan a llenarse, los misioneros, especialmente los Combonianos y las religiosas en lugares remotos y leproserías. Cáritas, en su admirable labor en todos los países en desgracia nos están dando un ejemplo y testimonio que nos llenan el alma de esperanza y la Iglesia con todos nuestros "granitos de arena", alcanzará el logro de su misión en la Tierra.: Abrazar a todo el género humano con un abrazo de Madre Amantísima.

No nos podemos conformar diciendo: "Yo cumplo". Jesús, tú no quieres esa postura acomodaticia y a veces cobarde. Nos mandas dar la cara y hablar de ti a los que te conocen y a los que no te conocen con más razón porque somos Apóstoles de la verdad y tú nos darás la fuerza.

Read 421 times Last modified on Jueves, 19 Mayo 2016 09:42