Miércoles, 17 Enero 2018

Fuente de abundancia o de disolución

Written by  Maleni Grider Published in Familia Domingo, 22 Mayo 2016 10:42
Rate this item
(0 votes)

Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado,ni a su descendencia que mendigue pan.

Salmos 37:25

Las finanzas dentro del hogar son un punto neurálgico para el buen equilibrio y desarrollo de una pareja o de una familia. En los tiempos modernos, el consenso general apoya el hecho de que la mujer trabaje, por lo que, de manera afortunada, hay una fuente de ingreso para el hogar a través de ella.

Sin embargo, en muchos casos todavía, las parejas tienen una visión más conservadora y deciden repartir los roles: el hombre trabaja y la mujer se queda atendiendo las muchas necesidades de la casa y de los hijos, bajo el entendido de que ambas actividades son igual de importantes, necesarias, dignas y demandantes.

Cualquiera que sea el acuerdo, la provisión para la familia no es una tarea fácil, así como tampoco lo es su administración. Saber ganar o producir dinero es una cosa, pero saber distribuirlo y utilizarlo de la mejor manera es otra igual de importante. La pareja puede vivir felizmente, pero si el área de las finanzas se descompone o no funciona, comenzará a haber problemas, discusiones y desacuerdos entre la pareja, mismos que afectarán de manera inevitable a los hijos.

Cada pareja debe decidir quién administra el dinero, si él, ella, o ambos. Pero lo que es importante es que ambos estén enterados de lo que ingresa al hogar y lo que se gasta, es decir, cómo se gasta, de ese modo se pueden tomar decisiones en conjunto, se satisfacen las necesidades más inmediatas y se conserva la transparencia, así como la confianza y la comunicación mutua.

Si el dinero es suficiente, la situación se mantendrá en equilibrio, incluso si falla en alguna medida la comunicación. Pero si el dinero es insuficiente, se producirán conflictos incluso si existe transparencia y comunicación. Es por ello que hoy en día se ofrece mucha educación para planificar cuántos hijos tener, y cuándo tenerlos. La responsabilidad de proveer para todas sus necesidades físicas, materiales, emocionales y espirituales va de la mano con la decisión de fundar una familia.

De acuerdo al plan de Dios, ningún ser humano debe padecer hambre o falta de amor y cuidado. La familia es como una compañía en la que todos desempeñan una labor diferente para hacerla desarrollarse. En tiempos de crisis, cada uno debe apoyar al otro, de acuerdo a la situación, para sacar a flote a la familia entera. Todos van en el mismo bote y no hay lugar para egoísmos, mezquindades o exigencias irracionales.

El nivel de conciencia con el que se trabaje esmeradamente para conseguir los recursos, así como para administrarlos de la mejor manera, es directamente proporcional al nivel de bienestar y satisfacción que se prodigará a cada miembro de la familia. Por eso es que debemos ser diligentes, precavidos, previsores y sabios para poder tomar las mejores decisiones como pareja en cuanto a las finanzas.

Read 587 times