Domingo, 17 Diciembre 2017

¿Por qué es bueno educar en la abstinencia?

Written by  Vicky Mijares Published in Educación Martes, 07 Junio 2016 13:23
Rate this item
(1 Vote)

La promoción de la abstinencia sexual debería ser prioritaria en los programas de salud pública y educación mundial. Es urgente re-orientar la educación para “retrasar” las relaciones sexuales entre adolescentes, independientemente del contexto social en el que habiten, en lugar de promover el “sexo seguro” con “pseudo campañas” que promuevan la mentira de “educación y salud sexual y reproductiva”, que más allá de prevenir y proteger, promueve y fomenta la promiscuidad y desvía el sano desarrollo biológico y psicológico de la persona humana, en esta edad tan vulnerable, en la cual se forma y determina la personalidad y se reafirma la identidad sexual.

La adolescencia es la etapa evolutiva del ser humano que es determinante en su propio desarrollo, las oportunidades y riesgos que se viven en este periodo se abren en dos caminos completamente divergentes.

En la búsqueda y construcción de su propia identidad personal, los jóvenes tienden a seguir modelos que les impactan y motivan.  En paralelo busca reafirmar su identidad sexual, fundándose ésta última, en una sana afectividad y autoestima. Desgraciadamente, en la actualidad la identidad sexual de una persona es tema de presión y confusión.

Existen bases científicas sobre el estudio de la dignidad humana que determinan que una educación basada en la abstinencia, en el retraso de las relaciones sexuales entre adolescentes, es el mejor método para disminuir el elevado número de embarazos, de enfermedades de transmisión sexual, y sobre todo, de no contribuir a la deformación de su propia identidad personal, al cuestionar su identidad sexual. El Colegio de Pediatras de Estados Unidos ha dado a conocer una declaración firmada por su presidenta y su vicepresidente y por uno de los más eminentes pediatras del país, titulada: “La ideología de género hace daño a los niños”. En ella llaman a "educadores y legisladores" a "rechazar todas las políticas que condicionen a los niños para aceptar como normal una vida de suplantación química o quirúrgica de su sexo por el sexo opuesto". "Son los hechos y no la ideología", afirman, "quienes determinan la realidad", esto es, que "la sexualidad es un rasgo biológico objetivo".

Respecto, “a la degradación general de la moralidad”, no se necesita mucha experiencia para conocer la debilidad humana y para comprender que los hombres, especialmente los jóvenes, tan vulnerables en este punto, tienen necesidad de aliento para ser fieles a la ley moral y no se les debe ofrecer cualquier medio fácil para burlar su observancia. Reflexiónese también sobre el arma peligrosa que de este modo se llegaría a poner en las manos de autoridades públicas despreocupadas de las exigencias morales. ¿Quién impediría a los gobernantes favorecer y hasta imponer a sus pueblos, si lo consideran necesario, el método anticonceptivo que ellos juzgaren más eficaz?  Pablo VI, Humane Vitae.

Desafortunadamente, hoy en día, la abstinencia se percibe como algo anticuado o pasado de moda e imposible para el mundo "moderno". Se ignora que la esencia de la libertad es el autodominio, la libertad basada en la conquista de uno mismo, de sus instintos.

“La abstinencia tiene su lugar como parte de una salud integral y el plan de estudios de educación sexual. Sería un error excluir la abstinencia de un programa de salud porque hay algunas consecuencias potencialmente graves para la actividad sexual temprana”. Kerry Healey

 

Read 846 times