Jueves, 18 Enero 2018

Machismo decodificado: ni exclusivo de los hombres ni fruto del Catolicismo

Written by  Ana Elena Barroso Published in Sociedad Jueves, 16 Junio 2016 12:18
Rate this item
(0 votes)

Muy presente en el discurso del feminismo moderno que pretende lograr la equidad de género, se encuentran el patriarcado y el machismo como fuentes centrales de discriminación y violencia hacia la mujer. Muchas mujeres (y también hombres) sufren los efectos de estas actitudes deformadas que están muy enraizadas en varias culturas, sobre todo latinas. Pero ambas realidades han sido erróneamente contextualizadas por muchos años. El patriarcado no es una herencia religiosa, como se le cataloga, y el machismo no se centra solo en el dominio sobre la mujer y no solo lo ejercen los hombres.

El patriarcado es una resabia de épocas prehistóricas y no tiene su origen en el establecimiento de la “estructura patriarcal” de la Iglesia Católica. La antropóloga francesa Françoise Héritier, sitúa su aparición en el paleolítico superior, entre hace 200.000 y 50.000 años. (1) A este tipo de organización humana basada en la ley del más fuerte, la fe católica ha respondido siempre con el fomento del nivel espiritual en las relaciones humanas que procura la consideración al más débil y vulnerable.

Por otro lado, el machismo, que no gira exclusivamente alrededor del dominio de la mujer (como comúnmente se cree), es un método deficiente y alterado de autoafirmación masculina ante los demás hombres que tiene diversas dinámicas además de la consideración de la mujer y de todo lo femenino como inferior o débil. Se refiere mucho más al establecimiento de jerarquía y relaciones de poder entre los hombres. Esto se realiza a través de la bebida, el juego, toma de riesgos, afirmación de opiniones, verborrea de doble sentido y peleas. Inclusive la conquista de una mujer tiene dos auditorios objetivo: otros hombres a los que hay que probar la virilidad propia y ellos mismos que tienen que asegurar su masculinidad. A nivel psicológico se ha asociado con una baja autoestima o con una relación lejana con el padre que busca compensarse con una exageración de la masculinidad. (2)

Este complejo entretejido de métodos está muy enraizado en todos los ambientes humanos: familia, escuela, trabajo, parroquias, centros de espiritualidad y hasta en la ciencia. Esto se puede ver en las expresiones misóginas, características de una actitud machista, que han usado personajes de todas las ramas del pensamiento humano a lo largo de la historia: Hesíodo, poeta griego, siglo VII a C., Pitágoras de Samos, filósofo y matemático griego, siglo VI a C., Flavio Josefo, historiador judío, siglo I,  Sidhartha Gautama, fundador del budismo, siglo VI a C., El Corán, libro sagrado de los musulmanes, escrito por Mahoma en el siglo VI, entre otros. (3)

Pero no solo los hombres usan estas expresiones, hoy por hoy, las que más utilizan el lenguaje discriminatorio contra las mujeres en redes sociales son las mismas mujeres (4) y muchas inclusive solapan el machismo al sucumbir a la masculinización general de la civilización (5) y la medición del éxito y triunfo con parámetros puramente masculinos.

Ante estos dos lastres de la evolución humana y de las relaciones interpersonales mal resueltas, la fe católica ha tenido una postura y enseñanza, muchas veces desconocida y desacreditada, de total condena y desaprobación. Y ha optado por contrarrestarla con la prevención en diferentes maneras.

A través del tiempo, ésta ha fomentado el aprecio y cuidado hacia la mujer, promoviendo la entrega y fidelidad mutua entre hombre y mujer en el matrimonio y la familia. Al revelarse Dios mismo con metáforas femeninas en las Sagradas Escrituras, base de esta fe, da a la parte femenina de la humanidad un valor muy grande. La misma espiritualidad católica establece la supremacía de la santidad y la pequeñez como parámetros de importancia, contrapuesta con la jerarquía de poder humano y asigna la cumbre de la mayor perfección a la que ha llegado el género humano a una mujer y no es un sacerdote: la Virgen María. (6)

Jesús mismo fue el gran revolucionario de la dignidad de la mujer en una sociedad que la despreciaba.

En sus principios resumidos en El catecismo, la Iglesia establece claramente la enseñanza al respecto, en varias líneas que tratan sobre la creación del hombre y la mujer a semejanza de Dios. (7)

Además, la influencia de la cultura cristiana en varios países, ha demostrado el efecto mitigante y positivo de su enseñanza y tradición a través del tiempo en un menor nivel de violencia sexual que reportan los países europeos de tradición cristiana hoy en día. (8)

Fiel a sus principios, la Iglesia hoy continúa siendo de los principales agentes de denuncia de las nuevas formas de machismo en la cultura moderna, donde las grandes mafias y entes comerciales, secundados por un feminismo que promueve algunas prácticas como liberadoras, se benefician del sometimiento de la mujer a disposición del hombre y de la comercialización de la mujer misma. Entre ellas: la trata de personas, el matrimonio de menores, la poligamia, la reducción de edad para el consentimiento sexual, la pornografía, el comercio sexual, el individualismo que enfrenta y divide a la mujer contra el hombre, la anticoncepción y el aborto que abandona la responsabilidad de la fertilidad y de la familia, dejándola exclusivamente a cargo de la mujer, el divorcio y la unión libre que la han llevado a una mayor pobreza en el abandono y explotación con políticas laborales que no defienden sus necesidades especiales ni pago justo, entre otras.

@mujer_catolica

(1)        http://bastadesexismo.blogspot.com/2013/03/el-origen-del-patriarcado-del-machismo.html

(2)        http://www.globalsecurity.org/military/world/mexico/machismo.htm

(3)         https://www.facebook.com/pages/La-mujer-crucificada/206724672690550

(4)        http://europe.newsweek.com/half-misogyny-twitter-comes-women-463691

(5)        http://articulosdejaviergarisoain.blogspot.com/2011/07/historia-del-machismo.html

(6)        http://www.es.catholic.net/op/articulos/42643/cat/1012/religion-machista.html

(7)        http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/index_sp.html N2334,2335

(8)        http://mujer-catolica.blogspot.it/2014/03/legado-cristiano-y-violencia-sexual.html

Read 452 times Last modified on Miércoles, 15 Junio 2016 12:34