Jueves, 18 Enero 2018

Seamos instrumentos de Paz

Written by  Javier Bravo Published in Actualidad Viernes, 08 Julio 2016 14:47
Rate this item
(1 Vote)

Ante actos como el ataque a policías ocurrido en Dallas, la mejor arma es la oración.

El odio y la violencia deben ser combatidos con firmeza y determinación, con acciones concretas y con la prevención adecuada, pero qué importante es el testimonio que nos da el obispo de Dallas, Kevin J. Farrell y otros líderes religiosos. En un servicio de oración por las víctimas del ataque en Dallas, Mons. Farrell nos invita no sólo a los habitantes de Estados Unidos sino a todo el mundo a la oración, a ser verdaderos instrumentos de paz en la sociedad.

Hoy también somos testigos de un ataque a una mezquita en Iraq, otra muestra del encono y rencor interreligioso en el mundo. Cada día se hace más común escuchar casos como estos y la pregunta es qué debemos hacer para evitar que ocurran, para acabar con este tipo de atrocidades definitivamente.

Las leyes y normas que nos rigen y las instituciones que vigilan la seguridad y la paz en el mundo, son necesarias. Castigar a quien ha cometido un delito garantiza la justicia en la sociedad, pero no son suficientes para vivir en un mundo verdaderamente justo y humano.

¿Cómo podemos vivir en un entorno de paz, de misericordia y de respeto? No con más restricciones y limitaciones que generan un ambiente de miedo y desconfianza, ni con mejores sistemas de vigilancia o simplemente tolerando el mal que nos rodea.

Solo con un cambio profundo de actitud, un cambio que solo puede gestarse en nuestros corazones a través de la oración. En la oración que abraza a todas las razas y religiones, que fomenta un verdadero ecumenismo y que nos da la oportunidad de valorar y respetar a quien es diferente a nosotros en un ambiente de paz.

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings también hizo un llamado a la reconciliación en la vigilia de oración y citando a San Pablo dijo: "Al final solo tres cosas prevalecen la fe, la esperanza y la caridad."

Debemos tener fe en la misión que Dios nos ha encomendado a imagen y semejanza suya, esperanza en un mundo que aspira a la vida eterna y vivir con la convicción de que la caridad es el arma que nos permite amar profundamente a los demás.

Read 470 times Last modified on Sábado, 09 Julio 2016 07:42