Jueves, 18 Enero 2018

Homosexuales abandonados por la cultura de la indiferencia

Written by  Ana Elena Barroso Published in Sociedad Martes, 16 Agosto 2016 15:57
Rate this item
(0 votes)

La ola moderna de una libertad y tolerancia mal entendidas ha arrastrado a varios grupos vulnerables al olvido, el abandono y hasta la eliminación por parte de los más fuertes y poderosos. Entre estos grupos encontramos a las mujeres, niños, personas con discapacidad y personas de la tercera edad. También encontramos a otro grupo que pareciera haber alcanzado la aceptación y la normalización de sus vidas con la cultura de “vivir y dejar vivir” que hoy impera socialmente: la comunidad homosexual. Pero las estadísticas en países desarrollados, donde más “libres y aceptados” pueden vivir, muestran otra realidad. Reflejan que llevar relaciones homosexuales, casarse y criar hijos no los ha llevado a ser felices, pues se encuentran en un grave riesgo de suicidio.

Este descubrimiento impactante ha sido resultado de recientes estudios en Suecia, un país líder en la aceptación de la homosexualidad donde, al comparar el riesgo de suicidio en la población heterosexual con la de la homosexual, la segunda es más alto (1). No solo eso, además se encontró que entre las parejas casadas homosexuales este riesgo se triplicaba con respecto a las parejas heterosexuales (2). Lo que nos lleva a pensar que las soluciones que parecían defender sus derechos humanos, solo han logrado acorralarlos más en su desesperación y hacer evidente que no se ha respondido a sus necesidades.

Por otro lado, la aceptación de las relaciones homosexuales como normales han expuesto a los miembros de su comunidad, en estos últimos años, a un incremento en el contagio de enfermedades venéreas mortales e incapacitantes, como lo son el SIDA, la sífilis, la gonorrea y clamidia, Hepatitis, VPH y herpes que al cabo del tiempo pueden desencadenar el desarrollo de cáncer de ano, recto y boca, dejándolos en una posición de riesgo extremo, pues siguen constituyendo la gran mayoría de los enfermos de estos padecimientos (3). Esto ha llevado a muchos de ellos a la pérdida de la salud, del ingreso, gastos desorbitantes en servicios médicos e incluso la muerte (4).

Entre los factores que han contribuido a esto está el hecho de que tienen muchas parejas sexuales en el curso de su vida. Se considera un promedio al alza de 27 parejas promedio por año, que no solo aumenta las probabilidades de ser infectado, sino cultiva un ambiente de inestabilidad emocional y social que los deja expuestos en su vida personal, social e inclusive patrimonial (5).

En la actual sociedad campeona de la libertad, de la transparencia en la información, el estilo de vida homosexual se ha presentado como uno más y la más de las veces hasta atractivo, sofisticado y aspiracional. Pero no se menciona nada de los hechos reales de esta forma de vida, ni se previene de los riesgos que ésta acarrea.

Si en realidad lo que se busca es defender los derechos humanos de los miembros de la comunidad homosexual en el mundo, lo mínimo que se debería hacer es proporcionarles la información de lo que sucede en las comunidades avanzadas que ya son “aceptadas y libres”, para que ellos puedan tomar sus decisiones e informar a la población en general para que no se vean engañados por una imagen mediática lejana a la realidad.

Pero para ir al fondo del asunto y por el bien de ellos y de todos, la sociedad, que se ha escudado en una “tolerancia” indiferente, tiene que ocuparse de sus necesidades. Es evidente que no solo no han sido atendidas, sino que han sido ignoradas o manipuladas, como muchas veces lo ha hecho ver la Iglesia Católica que ha acogido a miles que han sido abandonados a su propia suerte.

El Papa Francisco en su carta apostólica “Amoris Laetitia” refleja la conciencia de la Iglesia sobre las dificultades por las que atraviesan los homosexuales y sus familias. Su enseñanza siempre ha sido, a diferencia de la cultura moderna, informar de los riesgos que estas relaciones enfrentan e insistir en el trato y atención que todos deben brindarles: “Con los Padres sinodales, he tomado en consideración la situación de las familias que viven la experiencia de tener en su seno a personas con tendencias homosexuales, una experiencia nada fácil ni para los padres ni para sus hijos. Por eso, deseamos ante todo reiterar que toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar «todo signo de discriminación injusta» y particularmente cualquier forma de agresión y violencia”. (6)

@mujer_catolica

 

(1)        http://link.springer.com/article/10.1007/s10654-016-0154-6

(2)        http://link.springer.com/article/10.1007/s10508-012-0056-y

(3)        https://carm.org/statistics-percentage-population-hiv-infected

(4)        http://www.cdc.gov/msmhealth/STD.htm

(5)        http://factsaboutyouth.com/posts/promiscuity/

(6)      http://m.vatican.va/content/francescomobile/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20160319_amoris-laetitia.html

 

 

 

 

 

 

Read 387 times