Domingo, 17 Diciembre 2017

Felicidad, deseo constante

Written by  Ma. Esther de Ariño Published in Actualidad Miércoles, 17 Agosto 2016 16:04
Rate this item
(0 votes)

Las vacaciones acaban de terminar y una nueva etapa de trabajo y esfuerzo está por comenzar. Que este tiempo que hemos tenido de asueto nos haya permitido encontrar la fuerza y la serenidad para emprender de nuevo la rutina de la disciplina y el ánimo para la excelencia. Sobre este tema quisiera hacer una reflexión personal con motivo de mi visita a la Iglesia de Saint Poul de Baltimore, Estados Unidos en donde me encontré el siguiente texto: “Camina plácido entre el ruido y el movimiento agitado y recuerda que puede haber paz en el silencio. Hasta donde sea posible, sin rendirte trata de estar en buenos términos con todo el mundo. Di tu verdad serena y claramente, y escucha a los demás, hasta a los aburridos e ignorantes,  ellos también tienen su historia. Evita a las personas agresivas y escandalosas; son espinas para el espíritu. Si te comparas con los demás, puedes llegar a ser vanidoso o amargado, porque siempre habrá personas más capaces y otras menos capaces que tú. Goza tus logros igual que tus planes, guarda interés en tu propia carrera por humilde que sea, es una posesión real en los cambios de fortuna del tiempo. En los negocios sé cuidadoso porque el mundo está lleno de trampas, pero no dejes que esto te ciegue a la virtud que existe; muchas personas luchando por altos ideales y por todas partes la vida está llena de heroísmo. Sé tú mismo. Acepta el paso de los años con cariño y entrega. Alimenta la fuerza de tu espíritu para que te proteja y sostenga en la desgracia repentina. No te atormentes con tu imaginación, muchos temores nacen de la fatiga y de la soledad. Queda en paz con Dios y cuales quieran que sean tus trabajos y aspiraciones, en la ruidosa confusión de la vida, queda en paz con tu alma, porque a pesar de toda su farsa, arduos trabajos y sueños perdidos, este es un mundo bello. Esfuérzate por ser feliz”.

Pero, ¿Qué es la felicidad? La felicidad total y perfecta sabemos que no es alcanzable en este mundo. Son pequeños instantes, ratos o periodos que arropan nuestro estado de ánimo y nos llenan el espíritu de placer y dicha. Pero siempre es una sensación efímera y solo buscando la paz y la serenidad podremos entender que tanto en la alegría como en la tristeza está el encontrar el equilibrio para nuestra vida. Generalmente cuando nos olvidamos de nosotros y hacemos a los que nos rodean felices, es cuando esta dicha y esa paz entra de lleno en nuestro corazón y muchas veces la felicidad está mucho mas cerca y fácil de alcanzar que lo que imaginamos.

Volvamos a las tareas de siempre con el ánimo alegre y decidido. Hagamos planes para corto y largo plazo. Lo ya vivido no regresa ni se puede alterar. No volvamos la vista atrás, solo y únicamente para recordar los buenos momentos y en caso de que nos hayan tocado vivir los malos, no volvamos sobre ellos. Nada se puede cambiar ya. Miremos hacia adelante con la seguridad de que es en nuestro interior donde podemos encontrar la fórmula para ser felices, que es el deseo constante de todo ser humano.

Read 511 times