Domingo, 17 Diciembre 2017

Testamento, la herencia del bien

Written by  Ma. Esther de Ariño Published in Sociedad Domingo, 11 Septiembre 2016 10:35
Rate this item
(0 votes)

Es común que nos pongamos a pensar en cómo serán repartidos nuestros bienes cuando dejemos este mundo.

Bien sabemos que nada nos vamos a llevar, aunque haya personas que lo deben de poner en duda por el empeño y la obsesión en acumular fortunas, objetos, joyas, propiedades, etc., pero, aunque no sea mayor cosa lo que poseemos, siempre hay una inquietud sobre el destino de lo que ahora es nuestro.

Naturalmente que será el cónyuge o los hijos los que recibirán ese beneficio y pensando en estas cosas es que hacemos Testamento.

Hay personas que les da miedo hacerlo, pues les parece que es como rozar un poco la mano fría de la muerte, como un mal presagio, como soltar las ataduras de esos bienes y sentir que ya no son tan nuestros, en fin, conceptos totalmente equivocados, pues el tomar la decisión de hacer Testamento es una obligación para que a nuestra partida no dejemos enredos y disgustos.

En relación a esto, pienso también un poco en qué herencia y testamento espiritual les vamos a dejar a nuestros hijos, nietos, esposo(a) y demás familiares y amigos que nos rodean.

¿Qué recuerdo les quedará? ¿Qué imagen les dejaremos, de manera indeleble de nuestra persona, de nuestro proceder ante la vida, de nuestra actuación ante los acontecimientos que nos tocó vivir en nuestro corto o largo camino junto a ellos?

Me decía un persona muy querida y agobiada por el vacío y la ausencia que representaba haber perdido al compañero de su vida: "Me estoy muriendo por dentro pero he de darle a mis hijos y nietos el testimonio de mi fortaleza, el ejemplo de que sé acatar la voluntad de Dios, con una sonrisa y con mucho ánimo" y me pregunto: ¿No es esto estar haciendo testamento y dejar una herencia más rica que todos los millones del mundo?

La honestidad, la rectitud, la conservación de las tradiciones, el ser responsable, transparente en la verdad, la educación, la fidelidad para los seres, las creencias, la fe, el saber perdonar y pedir perdón, la fortaleza en los momentos de prueba, en una palabra: el amor, son el mejor legado que podemos dejar ante nuestra partida.

Cuando la vida es difícil, cuando hay carencias, penas, enfermedad... ¿no es una gran herencia utilizar nuestra propia vida para ponernos al servicio de quien lo necesita?

Qué huella tan diferente podemos dejar al irnos, si hemos sido generosos, no solo en lo material sino con los demás, un desgastarse poco a poco para que quienes están a nuestro lado tengan mejor calidad de vida o por el contrario nos llegue la hora...sin habernos estrenado. Como bien dice J. L. Martín Descalzo: "Hay personas que se cuidan, se ahorran, se ‘conservan’, que van a llegar a la otra vida como un abrigo guardado en el ropero".

Pensemos que al correr del tiempo, mucho tiempo después de que nos hayamos ido, solo importará y tendrá valor la herencia de la semilla del bien que dejamos en alguien y que estará germinando, quizá sin que él o nosotros lo sepamos, pero que será la verdadera herencia y legado que dará constancia de haber pasado por este mundo.

Read 505 times Last modified on Lunes, 12 Septiembre 2016 08:28