Domingo, 17 Diciembre 2017

Los ángeles

Written by  Ma. Esther de Ariño Published in Sociedad Jueves, 06 Octubre 2016 09:27
Rate this item
(0 votes)

La Iglesia Católica celebra la fiesta de los Ángeles el 2 de octubre y especialmente al Ángel de la Guarda.

Pero, ¿realmente creemos ellos? Hoy en día se han puesto de moda pero de una manera distorsionada y con una buena dosis de sincretismo. Seguramente alguna vez le hemos pedido algo al “ángel de la guarda”… al que Dios le encomendó ser nuestro acompañante mientras vamos de “camino” por esta vida.

La existencia de los ángeles es “una verdad de fe” así nos lo dice el Catecismo de la Iglesia Católica. Con todo su ser, los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Son criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad. Son criaturas personales e inmortales. Superan en perfección a todas las criaturas visibles. Cristo es el centro del mundo de los ángeles. “Cuando el Hijo de Dios venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles….” (Mt. 25-31) Le pertenecen porque fueron creados por Él y para Él. Porque en Él fueron creadas todas las cosas, en los cielos, en la tierra, las invisibles y las visibles. Esas invisibles son los Serafines, Querubines, Tronos, Dominaciones, Potestades, Virtudes, Principados, Arcángeles y Ángeles.

Dios “introduce” a su Hijo en el mundo y dice: “Adórenle todos los ángeles de Dios (Hb 1, 16 )

¡Y qué podemos decir de ese Ángel de nuestra guarda! Día y noche está a nuestro lado desde el momento en que nacemos y así seguirá hasta el momento en que lleguemos a la presencia de Dios.

Hemos de recurrir a él con confianza, con la seguridad que va a nuestro lado y nos ayuda, porque para eso está en todos los momentos de nuestro diario vivir y también en aquellas ocasiones, sin que lo sepamos, nos ha protegido y cuidado, sobre todo para que no caigamos en pecado o quizá en la tibieza para nuestras oraciones, hasta el olvido de Dios. Confiemos en él, ya que el Señor nos lo dio como nuestro Ángel guardián.

En nuestros días, hay una extraña corriente donde te dicen que le abras la puerta al ángel que va a llegar a tu casa ,como si el ángel no pudiera estar contigo sin que le abras la puerta. Que mandes a ese ángel a tus amistades y que a las ocho de la noche recibirás un regalo que te hará feliz o que si no se lo mandas a un número exacto de personas un mal terrible te va a suceder… A mí parecer ¡son creencias inútiles! 

Vayamos al Catecismo de la Iglesia Católica a prepararnos más en nuestra fe, que es hermosa y verdadera, olvidándonos de aceptar tantas modas y ridículas supercherías. Ser católicos bien formados es nuestro deber y obligación ya que somos Iglesia y seguidores de la verdad.

Read 514 times Last modified on Jueves, 06 Octubre 2016 09:54