Miércoles, 17 Enero 2018

Una Iglesia más cercana a la mujer

Written by  Ana Elena Barroso Published in Iglesia Miércoles, 29 Mayo 2013 13:29
Rate this item
(0 votes)

En el transcurso de este día, en el que Benedicto XVI, cabeza de la Iglesia Católica, anunció su renuncia al Obispado de Roma, miramos hacia atrás y nos damos cuenta que su labor de casi 8 años de pontificado fue sumamente prolífica en documentos y aportaciones como una guía para todos nosotros y además con un mérito superior, al haberlo hecho en tiempos difíciles para la curia romana y de varios países.

En ambas áreas, fue siempre fiel a la verdad, tanto en sus escritos, donde trató de acercar la fe a la razón y la razón a la fe, como en su labor de purificación de la conducta de los sacerdotes dentro de la Iglesia católica, aún a costa de su propia reputación.

 SU PONTIFICADO Y LA MUJER

Sobre la mujer, Benedicto XVI siempre expresó su aprecio por la labor que tantas mujeres dentro de la Iglesia y en los grupos de laicos hacen continuamente. Entre estas, está la “Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre la colaboración del hombre y la mujer en la Iglesia y el mundo”, donde recuerda "la importancia de la feminidad dentro de la Iglesia, en el mundo y la necesidad de que la vocación natural, los dones y aptitudes de la mujer fuesen valorados por el varón y los de éste por ella." (1)

Inclusive, para el Sínodo sobre la Eucaristía del 2005, convocó a un grupo de mujeres seglares y religiosas, que serían auditoras de los trabajos que allí se realizarían.

 

En varias ocasiones mencionó el aprecio de esa labor, que en la sociedad hoy es despreciada, habló de la maternidad y el papel que todas las mujeres de una forma u otra ejercen en sus ambientes y en el mundo.

Ha dado un mensaje especial a estas mujeres madres, que muchas veces abandonadas o solas, sacan adelante a sus familias y no solo dan atención a la parte humana, sino también a la espiritual, en esa Iglesia doméstica en donde cultivan a los nuevos miembros de la Iglesia:

“Decidles simplemente: el Papa os da las gracias. Os expresa su gratitud porque habéis dado la vida, porque queréis ayudar a esta vida que crece y así queréis construir un mundo humano, contribuyendo a un futuro humano.

Y no lo hacéis sólo dando la vida biológica, sino también comunicando el centro de la vida, dando a conocer a Jesús, introduciendo a vuestros hijos en el conocimiento de Jesús, en la amistad con Jesús. Este es el fundamento de toda catequesis.

Por consiguiente, es preciso dar las gracias a las madres por sobre todo porque han tenido la valentía de dar la vida. Y es necesario pedir a las madres que completen ese dar la vida, comunicando la amistad con Jesús”.

BENEDICTO XVI

(1)   http://es.catholic.net/mujer/463/998/articulo.php?id=31996

Read 1408 times Last modified on Jueves, 20 Junio 2013 12:02