Miércoles, 17 Enero 2018

McFarland

Written by  Eduardo Ochoa Published in Cine con valores Jueves, 25 Junio 2015 16:13
Rate this item
(1 Vote)

El choque cultural entre el estilo de vida estadounidense y el latino es de gran impacto y hoy en día comienza a sentirse el peso que esto tiene a nivel político. Pero el que sea un choque no quiere decir que deba haber incompatibilidad. Y la película de McFarland trata de mostrarlo.

Este filme cuenta la historia de unos jóvenes de preparatoria de uno de los pueblos más pobres de Estados Unidos, McFarland, en el estado de California, en el año 1987. Este pueblo estaba conformado, en su mayoría, por familias inmigrantes mexicanas que desarrollaban su trabajo en los campos.

Mr. White, o “Blanco”, había llegado a la escuela de McFarland como profesor de Educación Física y entrenador del equipo de fútbol americano. Había sido su única opción de trabajo, ya que nadie quería contratarlo por haber sido despedido de sus trabajos previos en otras escuelas. Cuando llegó con su familia a McFarland se sintió inseguro e incómodo porque todo el pueblo tenía un estilo de vida latino, a pesar de estar en Estados Unidos.

Poco a poco fue perdiendo esa inseguridad e incomodidad al ver que la gente del pueblo era gente buena y trabajadora. Así, Mr. White, quien representa a un típico americano, comienza a conocer la cultura y el estilo de vida de los hispanos, tales como la celebración de la fiesta de Quince Años, la vida familiar alrededor de la comida, el trabajo duro, el respeto y cariño a los padres, la ayuda mutua y el amor a su fe y queda impresionado al entrar en contacto con los jóvenes y ver su estilo de vida y el duro trabajo que tenían que hacer para ayudar a sus padres. Se da cuenta de que esos jóvenes no eran buenos para el fútbol americano sino para correr. Así que organizó y creó el equipo de cross-country o campo traviesa, que es una forma de atletismo en campo abierto, no en pista.

McFarland no solo es una historia de superación, de lucha y esfuerzo, es una historia donde se muestra, casi palpablemente, que cada cultura tiene su riqueza y que no por ser diferente a la propia se le debe destruir o temer.

Los inmigrantes son gente que sale de su comodidad, o de lo único que conocen, para aventurarse en la búsqueda de mejores oportunidades, teniendo en la mayoría de los casos como principal motivación la familia y los hijos.

En un mundo cada vez más globalizado, vemos esto con mucha frecuencia, africanos que buscan cruzar el mediterráneo hacia Europa, latinos que buscan cruzar el desierto o el río hacia Estados Unidos, y en muchas otras partes donde de un país pasan al país vecino en busca de un mejor lugar en donde formar una familia o construir una vida.

Por la experiencia de venir de una familia de inmigrantes, estos son una gran riqueza para la cultura que les acoge. Viniendo de una tierra ajena, aprenden a apreciar la cultura del lugar sin perder la propia y aportan la propia para enriquecer la del lugar.

A pesar de todo, siempre habrá un choque cultural y quizá, muchas veces, ese choque no será para bien. Por ello, como personas, debemos adquirir un valor fundamental: el valor del respeto.

La historia que se vivió en McFarland lo demuestra. El choque cultural no solo es superable, sino que puede ser un escalón para el enriquecimiento del ser humano.

 

Read 1582 times Last modified on Miércoles, 24 Junio 2015 10:08