Jueves, 18 Enero 2018

Creo Señor, pero aumenta mi fe

Written by  Ma. Esther de Ariño Published in 1 minuto para Dios Miércoles, 08 Junio 2016 11:22
Rate this item
(1 Vote)

Tengo los ojos puestos en el Señor porque Él me libra de todo peligro. Mírame, Dios mío y ten piedad de mí que estoy solo y afligido” (Sal 24,15-16)

 

Hoy Señor, llego ante tí y siento en el alma el frío de la duda, el frío de la indiferencia, estoy con un vacío interior que hasta me duele el corazón.

Sobre mi fe han caído nubes negras y no dejan que el sol que vivifica, penetre para iluminar mi camino. La tentación susurra en mi oído y el desánimo me agobia y estoy triste. Por eso vengo a ti, porque a veces tengo miedo, porque a veces me siento sola y tu silencio me llena de angustia.

El camino se hace difícil y los pasos se vuelven inciertos. Pero creo Señor y por eso estoy aquí.

Sé que tú me oyes, sé que tú me miras, se que tú sabes de mi miedo, de mi soledad. Sé que mi nombre resonó en tu corazón cuando morías en la Cruz… y sobre todo, sé que tú me amas.

Pero estoy en la vida, en el camino y en ese camino hay “tramos oscuros”, hay tormentas donde no hay luz sino tinieblas, donde el viento ruge y me zarandea como caña frágil…

Atrás quedaron los campos de trigo llenos de sol, auroras boreales y noches llenas de estrellas.  Ahora mi paso es vacilante y también mi fe. No la quiero perder; Señor. Sé que después, cesará la tormenta y se irán las nubes y saldrá el sol, pero ahora necesito que me escuches y que oigas esta oración.

       “ Creo, aunque todo te oculte a mi FE.

        Creo, aunque todo me diga que no.

        Porque he basado mi fe

        En un Dios inmutable,

        En un Dios que no cambia,

        En un Dios que es AMOR

 

        Creo, aunque todo subleve mi ser.

        Creo, aunque sienta muy sola el dolor.

        Porque he fundado mi vida

        En palabra sincera,

        En palabra de amigo,

        En palabra de Dios.

 

        Creo, aunque todo parezca morir.

        Creo, aunque ya no quisiera vivir.

        Porque el cristiano que tiene

        A Dios por amigo, no vacila en la duda,

        Se mantiene en la FE.

    

        Creo, aunque veo a los hombres odiar.

        Creo, aunque veo a los niños llorar.

        Porque aprendí con certeza que  EL

        Sale al encuentro

        En las horas más duras, con su amor

        Y su luz.

        CREO… PERO AUMENTA MI FE

       (Poema del Padre Ignacio Larrañaga )

       Del Salmo 94 “Señor, que no seamos sordos a tu voz “

Read 533 times